Carta de presentación

Somos mujeres convencidas de que se puede vivir diversamente y mejor, más libres, unidas y por el bien desde ya, y por ello nos comprometemos. Para nosotras esto implica protagonismo directo sin delegar en los Estados o la política, cambio de una misma junto a las otras rompiendo hábitos y esquemas, coraje de ser diferentes por el bien propio y de las demás.

Es el género femenino quien da la vida y prioritariamente la  cuida, la defiende y la proyecta, día a día. Consideramos que este aspecto tiene un origen anterior al patriarcado, y que éste lo utiliza para someter a las mujeres. Estas características, propias de la especie humana pero particularmente acentuadas en el género femenino, representan una garantía de supervivencia para toda la humanidad, pero esto no es suficiente para delinear una vida mejor para todas y todos: ese es nuestro horizonte. Por ello queremos rehabilitar las mejores características de nuestro género rechazando el uso instrumental que de ellas hace el patriarcado. Queremos rehabilitarlas para el bienestar de las mujeres y de la humanidad entera.

Queremos ser libres encontrando cada una su modo propio y único de ser mujer, enfrentando los roles y estereotipos que el patriarcado busca imponernos y los intentos de disolución de los géneros, que niegan cualquier posibilidad concreta de liberación. Queremos ser libres suscitando la libertad de las demás, rompiendo las tentaciones individualistas y egoístas; serlo aprendiendo a pensarnos bien, valorando nuestras mejores características y afrontando nuestros límites, mejorándonos con las otras y por las otras. Queremos ser libres de decidir sobre nuestros sentimientos y relaciones, sobre nuestra sexualidad y nuestros cuerpos, siempre y en cada momento.

Buscamos construir relaciones de confianza y solidaridad entre mujeres desafiando la soledad, el aislamiento y la indiferencia,  aprendiendo a escucharnos, conocernos, hablarnos.  Queremos ser juntas, sentirnos las unas para las otras, crecer y afirmarnos en común contrastando la competitividad entre mujeres y las complicidades con las lógicas machistas. Aspiramos a tejer una hermandad femenina como base de nuestras relaciones.

Promovemos ámbitos de encuentro entre mujeres afirmando la necesidad de tiempos y espacios para que nuestra conciencia crezca; lugares de reflexión, debate, contrainformación e iniciativa cultural. Apoyaremos y participaremos en las movilizaciones que reivindiquen la conquista o defensa de derechos ganados para las mujeres. Defendemos la libertad afectiva contra la homofobia, la libre circulación de las personas contra las fronteras físicas y mentales, la diversidad frente a los abusos, porque la libertad de las mujeres es la libertad de todos.

Denunciamos y enfrentamos la furia machista y patriarcal a la que las mujeres y los niños y las niñas están sometidas desde hace 5.000 años, cada vez con más brutalidad, en todas sus formas: feminicidios e infanticidios, violaciones, acoso, prostitución y trata, injerencia y ataques a nuestra libre decisión por parte de instituciones políticas y religiosas. Aprendemos y exigimos ser pensadas en nuestra integridad, no como cuerpos a explotar, usar o comprar.

Nos sentimos ligadas a las mujeres que nos han precedido animando la larga revolución feminista y a los millones de mujeres que hoy protagonizan una nueva radicalización femenina en los cuatro ángulos del planeta, hecha de gestos cotidianos y grandes movilizaciones. Creemos estar en sintonía con las búsquedas de fondo de muchas mujeres: proponemos un nuevo compromiso feminista para construir, con humildad y determinación, una vanguardia que reconociéndose como tal se ofrezca a otras.

 

hero-landscape-she-s-beautiful-when-she-s-angry.jpg